Escrito en Arequipa (Tres poemas de Enrique Lihn)

 



Escrito en Arequipa

Enrique Lihn



DOY RAZÓN DE AREQUIPA

Doy razón de Arequipa:
limpia en su corazón que restriega la luz
pétreo y dulce, esculpido y abundante en iglesia.
La ciudad huele a tiempo, como si un pueblo en ella
- bordado a mano pero en piedra - hundiera
sus raíces de oro en la Conquista.
"Aquí no se habla quechua, el quechua está en las cosas
que se nombran cuando uno come o bebe
per es mal visto hablarlo". Si cada cosa tiene
su sombra y Arequipa -toda luz y dulzura-
su indiada cargadora que hormiguea por ella,
para la cual no es más que un planeta de piedra.


ESTA ALTURA ME AGOBIA

Esta altura me agobia y me pesan los pies
como dos casas, luego, la belleza
por el cristal con que la miro es vieja,
tiene algo de Ateneo o de farmacia;
pasa bajo estas bóvedas jalando
su burrito
con una cara triste, esquiva.



CRISTO DEL GRAN PODER

Cristo del Gran Poder, qué duda cabe
o a poco el Misti coronado de espinas;
el gran explotador guardando por ahora
la reserva de ese poco de nieve.
Catedral de Arequipa en cuyas faldas
tamborilea la mendicidad:
el indio, el indio, el indio, el indio triste.


Fuente: Revista de Literatura Creación
Director - Jorge Cornejo Polar - Agosto, 1974.




No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.